Escoge tus piezas

 Piensa en la esencia de tu hogar, las cosas que te gustan hacer, lo que tienes alrededor de tu casa y que objetos te hacen sentir cómodo. No hay regla exacta para los cuadros que debes o no debes tener en tus paredes, solo mantén la esencia y tendrás un espacio en el cual te gustará estar. Busca siempre escoger cuadros, fotografías o pinturas que vayan con tu personalidad y el estilo que llevas en tu hogar, piezas que te encantan y que no te molestaría seguir viendo una y otra vez.
Cuelga tus piezas

Es importante pensar en la cantidad de espacio con el que trabajas y la cantidad de cuadros que tengas a la mano. No tienes que colgarlos todos en línea recta, juega con el espacio y las dimensiones de cada pintura y fotografía para conseguir un efecto divertido, a continuación te compartimos unas imágenes de las cuales te puedes guiar para conseguir el efecto deseado.